10 curiosidades de la mona de Pascua para condimentar el sabor de Semana Santa

share on:
curiosidades de la mona de Pascua

Vamos a decir una obviedad. Lo mejor de la Semana Santa son las monas de Pascua. Y ya está. No hay discusión, y si quieres debatir eso con un amante del chocolate como quien escribe puedes ir buscando una silla. Pero si estás de acuerdo, o no tanto pero te encantan las monas, probablemente te llamen la atención estas curiosidades de una de las tradiciones más dulces de Barcelona.

1. El origen del nombre es algo confuso. No nos extraña, si el de nuestra propia ciudad no está claro ya no digamos de cosas tan concretas como un dulce.  Hay varias teorías. La más difundida nos lleva al árabe, donde mouna (o munna) significaba “provisión de la boca”, un regalo que los musulmanes hacían a sus señores. ¿Y qué es una ahijada o un ahijado sino algo parecido? Otras teorías son que su origen es una fiesta de la antigua Grecia o que proviene de los romanos o celtas.

2. El primer origen del dulce como tal está calculado en el siglo XV, aunque los primeros registros escritos la sitúan en el XVIII. 500 añitos tiene ya la tradición.

curiosidades de la mona de Pascua
Ilustración de la revista ‘Un tros de paper’ (1865)

3. Existía un límite de huevos que podían llevar las monas, y estos representaban la edad de los niños. Es decir, los doce años marcaban el final de la tradición. ¿Imaginas llegar a 13 y no tener mona de Pascua? Así era antes, ya que coincidía con la edad de confirmación de la época. Pobrecillos.

4. Pobres son también todos los que la consumieran antes del siglo XVI. Que no digo que no estuviera buena, pero le faltaba un ingrediente principal que los europeos no conocían hasta que lo encontraron en América: el chocolate. ¿Qué sería de mí en esos tiempos?

5. Las monas más modernas han ido evolucionando desde el simple uso clásico del huevo a decoraciones más ornamentadas, casi siempre de corte infantil con los personajes de ficción de moda como protagonistas. Algunas de tamaños colosales, otras con un gusto por el detalle increíble. Las mejores pastelerías de Barcelona compiten siempre por estas fechas para ver cuál tiene la mona más original. Algunas son verdaderas obras de arte.

curiosidades de la mona de Pascua
Fuente:afuegolento.com

6. Aunque nos fascina el sabor de lo dulce, la mona no tiene por qué serlo. También se le puede dar el toque salado y sigue siendo igual de tradicional. En mi familia siempre se acompaña con longanizas, por ejemplo. Y mona se queda.

7. Ya lo veis. Hay muchas monas. Pero la reina de la tradición es sin duda la de brioche, redonda y con huevos duros. ¡Un manjar!

curiosidades de la mona de Pascua 8. Aunque la tenemos muy interiorizada y nadie puede discutir que la mona es muy nuestra, no es hija única. Tiene hermanas en todas las zonas de habla catalana así como en Murcia, donde se llama tonya.

9. Hay zonas en las que el ahijado o la ahijada tienen que poner un poco de su parte para recibir la mona de sus padrinos. Si quieren hincar el diente al dulce deben cantar una canción. Un poquito de vergüenza no está mal para la recompensa.

10. ¿Por qué huevos? Es un elemento muy globalizado de la Pascua ya que tiene un componente simbólico muy fuerte relacionado con la primavera y con la fertilidad.

curiosidades de la mona de Pascua

¿Y tú? ¿Qué más sabes de las monas? ¿Has cantado alguna vez a tu padrino para que te diera una? ¿Cuál es tu preferida?

 

 

Deja un comentario