¿Por qué hay un balcón cerrado desde hace 100 años en Barcelona?

share on:
balcón cerrado

Esta imagen que ves es la misma que veían todos los días tus padres. Y tus abuelos. Y probablemente tus bisabuelos. Es un balcón cerrado a cal y canto desde hace más de cien años en el primer piso del Palau de la Duana, concretamente en la fachada que da al Pla de Palau, frente a los Porxos de Xifré.

Nadie en Barcelona te dirá que ha visto ese balcón abierto, y nadie te estará mintiendo. Pero no siempre fue así, ya que cuando el edificio era la sede del Gobierno Civil (o antes cuando era la sede de Aduanas) esa ventana estaba abierta, como todas las demás. Fue entonces cuando ocurrió la anécdota que cerró la ventana para siempre.

Los calabozos estaban por aquellos tiempos en el segundo piso del Palau de la Duana, por lo que los presos eran conducidos por los pasillos hasta allí. En uno de estos recorridos, uno de los presos aprovechó un despiste para escapar y saltó por la ventana (suponemos que dándose un buen golpe, que la altura no es poca cosa). A partir de aquello, los militares decidieron tapiar el balcón para que no volviera a ocurrir algo del estilo, y así se quedó para siempre.

Deja un comentario