Reabrirá una mítica sala de baile: La Paloma

Es una de las más antiguas, ya no de Barcelona ni de España, sino de Europa.

Hay algunas palabras o expresiones, sobre todo aquellas que remiten al tiempo, que son extremadamente ambiguas. “El otro día”, por ejemplo, puede ser una de ellas: el otro día puede ser antes de ayer o hace cuatro años. “Temporalmente” también lo es. Por ejemplo, si cierran una sala de baile en Nochevieja de 2006, informan de que el cierre va a ser temporal y abre 13 años más tarde, nadie estará engañando a nadie. El cierre ha sido temporal.

Ese, claro, es el caso de La Paloma. La Nochevieja de 2006 –porque los grandes acontecimientos tienen que caer en fechas señaladas–, el local fue suspendido por no cumplir con la normativa municipal de sonido. Mercè March, propietaria, confiaba en que el cierre sería temporal. Un par de retoques aquí y otro par de retoques allá y puertas abiertas a los pasodobles.

Aunque, bien pensado, las puertas nunca han estado cerradas. En declaraciones a La Vanguardia y a Time Out, dice Mercè que no ha parado de ir a La Paloma a ocuparse de que todo se mantuviera en perfecto estado. Como si mañana mismo –ese mañana es aplicable a cualquier día anterior a hoy en los últimos doce años– fuera a abrir. Como el futbolista retirado que limpia y relimpia incansablemente su balón de oro.

No es en vano la metáfora: el pan de oro que actúa como elemento ornamental por doquier que uno mire en La Paloma es, indudablemente, uno de los rasgos característicos del local. El pan de oro, la icónica lámpara y el terciopelo rojo.

Así pues: sin polvo, ni insectos sustituyendo a personas, ni bombillas fundidas. En La Paloma casi todo está en orden. Solo faltan por resolver un par de contratiempos: la insonorización que ya está casi materializada, el cumplimiento con las medidas de seguridad que exige la legislación vigente y la renovación lógica de elementos como neveras. Una vez resuelto todo esto, la calle Tigre, 27 tendrá abiertas al público las puertas de su nuevo (nuevo) local.

Y, bueno, no deja de ser bonito que en un clima de proliferación de cadenas de hamburgueserías, de grandes almacenes de venta de ropa y de cierre de bares emblemáticos quede un lugar para el pasado –que no para la nostalgia.

(Visited 7.323 times, 2 visits today)

You May Also Like

Las 20 cosas más sorprendentes de 2017 en Barcelona Secreta

Un año movidito, ¿verdad? Este 2017 pasará a la historia como el año en que pasó todo lo ...

Programas míticos de TV3

Guía de los programas más míticos de TV3 (Volumen 1)

Nuestra tele nos ha regalado auténticas joyitas a lo largo de los años. Algunas de ellas inolvidables. Tras ...

Así hemos vivido La Mercè de este año

Este año no iba a ser menos y La Mercè ha venido cargadita. Hacer un resumen completo es ...

';return t.replace("ID",e)+a}function lazyLoadYoutubeIframe(){var e=document.createElement("iframe"),t="https://www.youtube.com/embed/ID?autoplay=1";t+=0===this.dataset.query.length?'':'&'+this.dataset.query;e.setAttribute("src",t.replace("ID",this.dataset.id)),e.setAttribute("frameborder","0"),e.setAttribute("allowfullscreen","1"),this.parentNode.replaceChild(e,this)}document.addEventListener("DOMContentLoaded",function(){var e,t,a=document.getElementsByClassName("rll-youtube-player");for(t=0;t