×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

La Torre Bellesguard, la obra ¿menos? Gaudí de Gaudí

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

La Torre Bellesguard, la obra ¿menos? Gaudí de Gaudí

La Torre Bellesguard era el castillo medieval de Martin I el Humano, último conde de Barcelona.

En la calle más cara de España, diseñó Gaudí una casa espectacular, ¿sabes qué casa es? Y es muy probable que esta pregunta, acertijo engañoso donde los haya, invitase a una respuesta tan rápida como errónea: la Casa Batlló, diríamos casi todos.

La calle más cara de España es la calle Bellesguard y el metro cuadrado cuesta 8.808€. Ahora la equis se despeja sola: hablamos, claro, de la Torre Bellesguard. La torre Bellesguard está (la casualidad) en la calle Bellesguard.

La casa está proyectada a caballo entre el modernismo y el neogótico de sus primeras obras –ya hemos hablado de este periodo de Gaudí en el Celler Güell o en las Teresianas–. Pero la inspiración es medieval: la Torre Bellesguard era el castillo medieval de Martin I el Humano, último conde de Barcelona.

Estilismos y corrientes dúctiles a un lado, una de las cosas importantes de la Torre Bellesguard es que si somos un poco sensacionalistas podemos decir que es la obra en la que Gaudí traiciona sus ideales. O por lo menos, la obra en la que se contradice.

“La línea recta pertenece a los hombres, la línea curva es de Dios”, debió decir Gaudí en algún momento de su vida. Así pues, su obra apenas admite la línea recta. Y la Torre Bellesguard es una excepción.

Gaudí construyó la Torre Bellesguard en el periodo más fecundo de su vida y se erigió entre 1900 y 1909. La casa fue encargada por Jaume Figueras. Y la historia de su propiedad es una trama excelente para cerrar el artículo. Primero fue de Jaume Figueras, desde 1944 le perteneció a la familia Guilera, la casa estuvo cerrada al público hasta 2013 –cuando la familia necesitó financiación para reparar ciertas cosas– y el año pasado la compró Catalana Occidente por un poquito menos de lo que el Barça pagó por Clément Lenglet. Por 30 millones de euros.

Cultura