¿Qué hacía el segundo de Hitler en el Monasterio de Montserrat?

share on:
Monasterio de Montserrat

Una de las anécdotas más curiosas del Monasterio de Montserrat tuvo lugar en 1940 y fue la visita de uno de los jefazos de la Alemania nazi, concretamente ni más ni menos que la del jefe de las temidas SS Heinrich Himmler.

Nazis en Montserrat

Hasta aquí la cosa ya llama bastante la atención. No todos los días uno de los más altos cargos del régimen nazi se acerca a un país con el que no tiene mucha relación, y menos aún a un destino concreto tan curioso como Montserrat (si bien es cierto que cuando estuvo en España, Himmler también visitó otros lugares como Toledo o Madrid). Pero lo más extraño de esta historia no es quién, ni dónde, ni cuándo, sino por qué. ¿Qué hacía el segundo de Hitler en el Monasterio de Montserrat? Pues ni más ni menos que buscar el Santo Grial.

No, ni estamos de coña ni has leído mal. Las SS tenían una sección ocultista llamada Ahnenerbe y cuyo objetivo era ni más ni menos que investigar sobre el origen de la raza aria, dentro de lo cual entraba buscar reliquias (unas más reales que otras) de la religión. De hecho, Hitler llegó a tener en su posesión la supuesta lanza con la que se atravesó a Jesús en la Cruz, que según la leyenda daría el destino del mundo a las manos que la poseyeran.

Con esas intenciones se plantó Himmler en Montserrat, donde fue recibido por el padre Ripol.

Nazis en Montserrat
Andreu Ripoll y Himmler

Según las suposiciones, los nazis daban credibilidad a la teoría de que José de Arimatea llevó el cáliz de la última cena de Cristo a Europa y se ocultó en el sur de Francia. Allí lo buscaron infructuosamente los alemanes, convencidos de encontrarlo en la pequeña población gala de Montségur. Debido a la cercanía y a la creencia de que en Monsterrat había túneles y pasadizos secretos, el líder nazi puso rumbo al monasterio para encontrar su tesoro.

Allí pidió ver todos los documentos relacionados con el Santo Grial, pero Ripol se negó. Al parecer, Himmler tampoco quiso besar a La Moreneta (suponemos que tendría que ver que muy aria no era).  Lo que está claro es que no encontró lo que estaba buscando.

Por cierto, hay un capítulo de El Ministerio del Tiempo que se centra en esta anécdota.

Nazis en Montserrat

Deja un comentario