Churronut, el último grito en pastelería es una mezcla entre donut y churro

share on:
42724624_111426553108260_4220746121652035450_n
Lo ha inventado una pastelería barcelonesa.

El churronut, un prodigio del naming, ha llegado a Barcelona con una fuerza inusitada y con la ayuda de Instagram. Aunque lo cierto es que antes que “llegado”, sería más correcto decir que ha nacido en Barcelona.

Y eso es así porque Alsur Café (una cafetería con cuatro sedes en Barcelona) ha sido quien ha empezado a poner a la venta el churronut que, como no podía ser de otra forma, sabe a churro y tiene forma de donut.  Su interior es alveolado, su exterior es glaseado y su textura es esponjosa. Cada uno cuesta 2,5€.

Sabe a churro, sí, pero no está hecho con la masa de churro. O no exactamente. Y es que la masa del churro no dota de la consistencia precisa al churronut. ¿Entonces cómo es la masa? Pues no lo sabemos: es secreta. Los pasteleros de Alsur prefieren guardar el secreto entre sus paredes.

El churronut también puede ser definido (conceptualmente al menos) como el punto de encuentro entre Estados Unidos y España. Lo cosmopolita y lo castizo adquieren forma en forma de churronut. El churronut es un puente tendido entre continentes.

O quizás no. La autoría del dulce no está exenta de polémica. Desde León hay quien ascusa a Alsur de no haber inventado nada: el churronut sería la rosquilla de San Froilán de León rebautizada.


Ver esta publicación en Instagram

Churronuts and donuts for a sweet day! 💕 Alsur Forn. Tu #LQQCQ de cada día

Una publicación compartida de Alsur Café – Barcelona (@alsurcafe) el