×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura PROMOCIONADO

Así es la ruta por la Casa Vicens que incluye una propuesta gastronómica

Este emblemático edificio es el inicio de una prolífica etapa modernista y ahora puedes contemplar su belleza de una forma distinta.

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

Así es la ruta por la Casa Vicens que incluye una propuesta gastronómica

La primera joya arquitectónica de Antoni Gaudí, ahora con un delicioso pastel de Hofmann.

Si eres de aquí, es probable que alguna vez te hayas quedado embelesado contemplando la belleza de las obras de Antoni Gaudí. Las ondulantes y delicadas formas de sus edificios son más que conocidas para quienes habitamos la ciudad. También los vivos colores con los que decoró las fachadas o la presencia de elementos de la naturaleza.

En Barcelona construyó varias obras arquitectónicas, y aunque siempre suelen destacarse la Sagrada Familia, la Pedrera o el Park Güell, hoy queremos adentrarnos en una de sus primeras obras: la Casa Vicens.

La Casa Vicens está situada en el barrio de Gracia y fue construida por Gaudí cuando apenas tenía 30 años. Por aquel entonces un joven arquitecto firmaba una obra que se convertiría en una de las más relevantes de toda su carrera.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sirvió como hoja de ruta del modernismo que vendría y hoy en día es un gran reclamo para locales y turistas.

Con un estilo universal y fruto de la experimentación, Casa Vicens es mestiza y moderna: en ella comulgan las técnicas catalanas, islámicas, japonesas e inglesas. Un pequeño oasis de belleza que es posible visitar todos los días de 10:00 a 20:00h. Y es que este verano, con Sol, solet, vinam a veurer Casa Vicens nos invita a descubrir los rincones de este carismático lugar.

Una visita que viene acompañada de una experiencia gastronómica: la degustación de un pastel para llevar de frambuesa y yogurt, aromatizado con té de rosas, elaborado por la Escuela de Hostelería Hofmann.

Sol solet vinam a veurer es una visita que nos lleva a descubrir las tres caras de este soleado edificio.

La primera es Oh, l’ombra d’istiu, situada en el lado norte y que hace referencia a la agradable sombra del verano. La segunda es De la llart lo foch, visca lo foch del amor, que ocupa la zona oeste y es un guiño al calor del hogar, proporcionado por la chimenea que se encuentra en la parte trasera de la casa; Gaudí equiparaba el calor del hogar con el fuego del amor. La última zona es propiamente Sol, solet, vinam a veurer, el lado sur, que hace referencia al sol que tiñe el edificio desde por la mañana y que nos recuerda a la popular canción infantil Sol, solet, vine’m a veure.

Si te estás preguntando por qué Gaudí escribió «vinam a veurer», la explicación es sencilla: esta casa se acabó de construir en 1885, es decir, 28 años antes de la definición de las normas ortográficas del catalán tal y como hoy las conocemos.

Considerada la casa donde la naturaleza se hace arquitectura, esta obra de Gaudí era una casa de veraneo que originalmente contaba con tres puntos de agua. Actualmente solo queda el de la tribuna, pero se mantiene la belleza de sus techos hechos de cartón prensado con motivos florales y de la naturaleza. También la colección de cuadros del artista Francesc Torrescassana, propiedad de Manuel Vicens.

Casa Vicens ofrece distintas experiencias, como la visita libre (que incluye audioguía), la visita guiada o la Summer Vicens. Además ha preparado una serie de actividades especiales para el verano, como la exposición temporal Incierto Equilibrio de Txemy Basualto (incluida en el precio de todas las experiencias) y el concierto de Perdi Rominger los días 10 de julio y 18 de septiembre. Además, si compras tu entrada para este plan de visita gastronómica podrás disfrutar de un 20% de descuento hasta el 31 de julio.

Contempla esta belleza modernista situada en un pequeño oasis de Barcelona.

Casa Vicens: visita libre + delicioso pastel de Hofmann