La fachada más fotogénica de Barcelona está en carrer d’Allada Vermell

La Casa de las Flores no solo es una serie de Netflix, también es uno de los lugares más bonitos de Barcelona.

No hay guía turística que la esquive; no hay instagramer que se resista a sus encantos; no hay turista que reprima la tentación de fotografiar su fachada; no hay vecino del Born desencantado con el jardín improvisado de carrer d’Allada-Vermell, 12.

La casa que se yergue en el número 12 de Allada-Vermell es, muy factiblemente, la casa no-modernista más famosa de Barcelona. Y ya que tiramos de términos comparativos tan absolutos, es posible que su fachada sea la pared más fotografiada –con el permiso del mural de El mundo nace en cada beso– de la ciudad.

A este punto tan concreto y aleatorio –lo de aleatorio es por la condición que avala su fama– solo le falta una historia épica. La razón de la densidad floral de este punto radica, sencillamente, en que los propietarios (Lucky e Inés) empezaron a acumular plantas. Acumular, regar, abonar y podar. Solo eso.

';return t.replace("ID",e)+a}function lazyLoadYoutubeIframe(){var e=document.createElement("iframe"),t="https://www.youtube.com/embed/ID?autoplay=1";t+=0===this.dataset.query.length?'':'&'+this.dataset.query;e.setAttribute("src",t.replace("ID",this.dataset.id)),e.setAttribute("frameborder","0"),e.setAttribute("allowfullscreen","1"),this.parentNode.replaceChild(e,this)}document.addEventListener("DOMContentLoaded",function(){var e,t,a=document.getElementsByClassName("rll-youtube-player");for(t=0;t