×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

5 curiosidades que quizás desconocías de la Casa Batlló

F Narváez F Narváez

curiosidades de la Casa Batlló

La Casa Batlló es, indudablemente, uno de los edificios más icónicos de Barcelona.

Barcelona es famosa por muchas cosas. Pero si algo llama la atención del que viene de fuera es Gaudí. Todas las obras del genio catalán son objetivo de los focos. Y todas ellas tienen su historia detrás. Hoy nos hemos puesto cotillas y hemos sacado estas 5 curiosidades de la Casa Batlló.

1. La autoría

Aunque a algunos les pueda sorprender, el edificio no fue construido por Gaudí. De hecho, fue construido entre 1875 y 1877 por su maestro, Emili Sala Cortés. En 1900 el inmueble fue comprado por el empresario Josep Batlló. Decidido a aprovecharse de la cada vez más notoria importancia de la zona y para destacar entre lo que le rodeaba decidió derribar el edificio y encargarle la construcción de uno nuevo a Gaudí.  Pero el arquitecto decidió simplemente remodelar el edificio ya existente y así comenzó su restauración entre 1904 y 1906. Realmente poco hubiera importado que lo hubiera hecho de nuevo porque el resultado se parecía bastante poco al antiguo.

2. No tan admirado desde el principio

Cuando se terminó la restauración, el resultado fue presentado a concurso. Entre los rivales estaban la Casa Bonaventura Ferrer de Pere Falqués, la Casa Llorens de Josep Pérez Terraza y el Colegio Condal de Bonaventura Basseogoda i Amigó, resultando vencedor este último. Se ve que el modernismo no tiraba mucho entre el jurado.

3. La relación con Chupa Chups

¿Sabes que la Casa Batlló y Chupa Chups tienen algo muy importante en común? Así es, uno de los edificios más importantes de Barcelona y un palo con un caramelo en un lateral tienen una unión muy fuerte: su propietario. Y es que el edificio fue comprado en 1994 por la familia Bernat. De hecho, a la compra del edificio Enric Bernat (fundador de Chupa Chups) seguía vivo.

4. Mucho más que fachada

Además del edificio, parte del mobiliario también fue diseñado por Gaudí. Desde sillas, bancales, puertas o vitrinas, todas con el inconfundible sello del artista.

5. La Manzana de la discordia

La manzana donde se encuentra la casa Batlló se conoce como la Manzana de la discordia.  Se le nombró así por el conjunto de cinco edificios de carácter modernista que hacen de esta acera una de las más conocidas del Passeig de Gràcia y de Barcelona. Estos son la Casa Lleó Morera de Lluís Domènech i Montaner, la Casa Mulleras de Enric Sagnier, la Casa Bonet de Marcel·lià Coquillat, la Casa Amatller de Josep Puig i Cadafalch y la propia Casa Batlló. Aunque todos fueron reconocidos arquitectos, el nombre de «discordia» viene de la fuerte rivalidad profesional entre Domènech i Montaner, Puig i Cadafalch y Antoni Gaudí.

Qué Hacer