×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Gastronomía

El mejor aliado de las Fiestas de Gracia es una buena ruta de bares

Te traemos una selección de lugares en los que tapear es un auténtico manjar.

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

El mejor aliado de las Fiestas de Gracia es una buena ruta de bares
Can Ros

Esta bodega nos recuerda a una de esas de toda la vida: paredes repletas de objetos colgantes y una barra generosa por la que siempre asoman anchoas, boquerones y pinchos de tortilla de patatas recién hechos.

Situada en Gràcia Nova y a escasos metros de la plaza Joanic, ofrece una ensaladilla rusa de escándalo, cucuruchos de boquerones fritos (de esos bien rebozados) y unas bravas que quitan el sueño y la resaca a partes iguales.

Can Codina

En Torrent de l’Olla con Bonavista se encuentra este otro templo del vermut y el tapeo. De bocado casi obligatorio son sus croquetas, a las que dedican buena parte de la carta; las hay de cocido, setas, merluza y gambas, cabrales, o brandada de bacalao. Y sus primos hermanos: los bombones de queso de cabra rebozados con sésamo y mermelada de tomate.

Si vas bien de hambre, el cazón en adobo, la tortita de camarón y las tortitas de racapte, con butifarra de payés, escalivada o queso brie.

La Pubilla

Famoso por sus menús de mediodía, este local también sirve unas increíbles tapas. Eso sí: es pequeñito, así que si el hambre aprieta no tardes mucho en pensártelo. Situado en la Plaza de la Llibertat, su larga barra atraviesa prácticamente todo el local y es un punto de encuentro entre amigos y desconocidos.

Algunos de sus imperdibles: la rusa o algunas de sus combinaciones en los desayunos de tenedor, como los huevos fritos con tocino, la butifarra negra o la sobrasada con miel. El despertar más salao que podrías imaginar.

Polleria Fontana

De nombre memorable, este local se sitúa en el centro de Gracia y mantiene toda su esencia. Incluso en su carta, escrita en una de esas hojas con rayita roja y líneas para una caligrafía perfecta. Y yendo al grano, brutal su pulpo a la gallega, su pescaíto frito o sus albóndigas con sepia. Este último, el típico plato que te cocinaba tu abuela y que difícilmente puedes encontrar (bien hecho) en un bar.

Casa López

Entrar a Casa López es como entrar a casa de tu abuela con los brazos bien abiertos, esperando (puede que inconscientemente) un trato cálido y buena comida. Da igual la hora a la que llegues, porque lo mismo te dan ganas de comerte un buen puchero, unas lentejas estofadas con chorizo o una buena tapa de bravas, con su salsa picante en el punto justo. O un bocadillo de tortilla de alcachofa o setas, alimento para el estómago y los ánimos rotos.