×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Esta es una de las mejores playas del Maresme

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

Esta es una de las mejores playas del Maresme

La Playa de les Roques Blanques es increíble.

Desde el Montgat hasta Blanes se extiende un manto de arena regado por agua. Se adivina una playa infinita: como una versión catalana y plana de le Cinque Terre italianas, solo que aquí son treinta los municipios que integran la comarca. El Maresme, así se llama esta joya del litoral barcelonés, es la delicia que da la bienvenida a la Costa Brava. Un entrante de lujo.

Y aunque casi podría ser concebido como una playa única -como una megaplaya de casi cincuenta kilómetros-, no es así: el Maresme (y cada localidad que lo integra, realmente) tiene subdivisiones.

Una de estas subdivisiones no pertenece –en términos de cercanía urbana inmediatísima- a ningún pueblo. Hablamos de la Playa de les Roques Blanques, una playa de la que se puede decir que no es de nadie. Esta playa semisecreta (tampoco vamos a ir de que hemos descubierto la pólvora) está entre la Playa del Pla y la Playa de la Murtra, entre Canet y Sant Pol de Mar.

El acceso a dicha playa es, o bien a pie desde la playa de Canet, o bien por un paso subterráneo que hay en la N-II. Esta condición, la del acceso por este punto, me sirve también para exponer uno de los grandes problemas de esta playa (y de cualquiera de la del Maresme): su cercanía a la carretera. Y, valga la redundancia, su cercanía al cercanías. Cada vez que pasa este tren parece que la playa (menos mal que no puede) se va a romper.

Volviendo a la Playa de les Roques Blanques: es una playa de aspecto rústico, con un macizo rocoso muy cercano a ella, de apenas 300 metros, con un tramo en el que se permite el nudismo.

Otro problema que presenta es el de la impaciencia. A saber, quien llega en rodalies a cualquier playa del Maresme conoce la sensación: los minutos de espera, el mar refulgiendo, la arena limpísima. ¿De verdad hace falta esperar algún minuto de más? Dame una sola razón para aguantar aquí sentado, no bajarme en la siguiente parada e ir corriendo a la primera playa en la que pare el Rodalies.

¿La razón? La Playa de les Roques Blanques, una de las mejores del Maresme.

Naturaleza & Bienestar