El jardín más sorprendente de Barcelona está en la Zona Franca

El Jardín de los Derechos Humanos (passeig de la Zona Franca, 189X) es un gran desconocido.

Como una historia más propia de Milwauke o de una novela de Steinbeck que de Barcelona. Así es como se puede entender la existencia o el origen del Jardín de los Derechos Humanos.

Eran los años 60, tímida mejora económica con respecto a la década anterior y ligero auge del sector industrial en Barcelona, y la fábrica Philips encabezaba parcialmente ese repunte. Cientos de trabajadores integraban esta fábrica de lámparas Z.

Aprovechando esta cierta bonanza económica, el dueño de la fábrica le encomendó a su mujer el diseño de un jardín orientado al ocio proletario. A los descansos dentro de la jornada laboral y al ocio dominguero. Y así fue como la señora Van der Hast, holandesa y paisajista, proyectó lo que hoy se conoce como Jardín de los Derechos Humanos.

Van der Harst viajaba más que un piloto de Ryanair, recorría mundo y país que pisaba, árbol autóctono que compraba. Llenó la zona de vegetación –¡más de 60 especies– y creó un mega jardín de 22.000 metros cuadrados. Y dentro de ese jardín incluyo una pista de patinaje de otros 267 metros cuadrados y un lago 139.

Los años pasaron, la fábrica cerró y el parque cayó en el olvido. Suponiendo este olvido un arma de doble filo: la ausencia de mano humana favoreció la creación de un microclima y el crecimiento natural de las plantas.

El Ayuntamiento vio entonces un filón de tranquilidad en el espacio y en 2004 el arquitecto municipal Jaume Graells le metió mano al lugar. Se acondicionó todo y se facilitó el crecimiento de plantas herbáceas y aromáticas en los parterres porque el suelo de la zona es muy fértil.

En 2007 se inauguró el parque, donde se habían introducido 70 nuevos árboles y plantas que acentuaban la sensación de sotobosque. Y se rebautizó el lugar –parque de la antigua Fábrica Philips carece de atractivo­–, que pasó a llamarse Jardines de los Derechos humanos. Y en homenaje al nombre, se ubicaron 30 puntos de luz –cada uno de ellos es un artículo de la Declaración Universal de Derechos humanos– distribuidos por el recorrido.

(Visited 1.310 times, 2 visits today)

You May Also Like

Luxtal

Barcelona tiene punto G y está en Luxtal

¿A que no sabes lo que es el columpio del amor? Si tu respuesta es sí es que ...

pueblecitos mágicos

3 pueblecitos mágicos de Barcelona para visitar este puente

Os ofrecemos una ruta por 3 municipios de Barcelona que hay que conocer. Vaya puente tenemos por delante, ...

';return t.replace("ID",e)+a}function lazyLoadYoutubeIframe(){var e=document.createElement("iframe"),t="https://www.youtube.com/embed/ID?autoplay=1";t+=0===this.dataset.query.length?'':'&'+this.dataset.query;e.setAttribute("src",t.replace("ID",this.dataset.id)),e.setAttribute("frameborder","0"),e.setAttribute("allowfullscreen","1"),this.parentNode.replaceChild(e,this)}document.addEventListener("DOMContentLoaded",function(){var e,t,a=document.getElementsByClassName("rll-youtube-player");for(t=0;t