Jardines de Moragas… o el paraíso abierto al barcelonés

share on:
moragas2

 

Los Jardines de Moragas es un pequeño parque de aspecto y tradición centenaria que está en el distrito de Sarrià

En cierto modo, puede llegar a tener sentido hablar de parques y jardines en términos de oasis. A saber, un oasis es el paraíso entre la monotonía kilométrica de la arena; un parque es el paraíso entre la monotonía kilométrica del asfalto. Y en Barcelona, dada su disposición geométrica, es más peculiar incluso: donde esperas un chaflán y otro bloque de hormigón, a veces te encuentras toda una oda al verde.

Como es el caso de los Jardines de Moragas. Los Jardines de Moragas es un pequeño parque de aspecto y tradición centenaria que está en el distrito de Sarrià. Y casi se puede comprender como un jardín abierto al público en un chalet privado.

AZ8Q0918

Los Jardines de Moragas, escoltados por tres paredes, están en el cruce entre la calle Tavern y la calle Calaf. Y una de las razones por las que (si no eres del barrio) merece la pena gastarse dinero en el metro para ir a verlo es por la vasta variedad medioambiental. Palmeras, pinos, cedros del Himalaya, castaño de indias, falsas pimientas. Con el punto a favor, además, de que fueron plantados hace unos cuantos cientos de años y tienen una raigambre considerable.

Mención aparte merece la historia de su titularidad y el personaje que les da nombre. Francesc Moragas, prohombre barcelonés que contribuyó al crecimiento de la ciudad desde una perspectiva liberal y progresista, donó los terrenos de su casita a las afueras a la ciudad. Y la ciudad lo convirtió en parque y lo remodeló en 1959.

Ahora lo puede visitar quien quiera. Sus horarios varían en función de si es invierno o verano, pero básicamente se puede visitar si es de día.

AZ8Q0906