×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Noticias

Los búnkers del Carmel se cerrarán por la noche a partir de verano

Desde hace unos meses la Guàrdia Urbana empezó a vetar el acceso a este punto a partir de las 20:00 h.

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

Los búnkers del Carmel se cerrarán por la noche a partir de verano

Los llamados búnkers del Carmel (en realidad lo que allí se instaló durante la Guerra Civil no fueron búnkers sino baterías antiaéreas) son uno de los puntos clave de Barcelona, tanto para turistas como locales. Uno de esos sitios que siempre quieres enseñar a quien visita la ciudad por primera vez. Tanto es así que el lugar se había masificado en la era precovid, y los vecinos estaban hartos del ruido y las residuos que algunos visitantes ocasionaban.

Ahora, sin turistas, el tránsito por los búnkers se ha reducido, lo que no ha impedido que siga adelante la medida del Ayuntamiento de vallar la zona y cerrarla por la noche. La iniciativa surge a petición de un movimiento vecinal que derivó en protestas hasta que hace unos meses la Guàrdia Urbana empezó a vetar el acceso a este punto a partir de las 20:00 h. El paso se impide hoy con unas cintas que a partir de verano se transformarán en una valla de dos metros que impedirá el acceso.

La popularidad de este enclave, conocido popularmente como los búnkers del Carmel, se debe a su increíble vista panorámica de Barcelona. Ubicado a 262 metros sobre el nivel del mar, el lugar lugar de peregrinación constante para amigos, parejas y aficionados a la fotografía. Un plan sencillo y humilde con algo de beber que en manos de unos pocos degeneraba a veces en molestias para los residentes.

Esta zona albergó hasta la llegada de los Juegos Olímpicos de Barcelona el último barrio de barracas de la ciudad. Antonio Palma, presidente de la Associació de Veïns Turó de la Rovira, cuenta en declaraciones recogidas por el diario 20 Minutos que «los fines de semana los búnkers eran un jolgorio constante, con botellones y cánticos» que dificultaban el descanso del vecindario y que incluso en alguna ocasión acabó alguna caída en esta zona de montaña, teniendo que «venir los bomberos».

El proyecto debe ahora ser aprobado por el Consejo Municipal del Ayuntamiento con el objetivo de que las obras comiencen en verano para levantar una valla que tendrá seis accesos y costará 671.565 euros.