×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Noticias

Los efectos de las supermanzanas de Barcelona

El vecindario afirma notar como sus niveles de estrés han descendido y que tanto la rutina como la convivencia son ahora más agradables.

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

Superilla

Más que anti-coches, pro-personas, el proyecto de las ‘superilles’ de Barcelona está danto sus frutos tanto a niveles psicológicos como físicos, así como tanto individuales y como colectivos.

Así lo corrobora «Salud en las calles», un estudio realizado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) —presentado por el Ayuntamiento y apoyado por la Alianza para Ciudades Saludables—, que analiza los efectos del proyecto que ha sido implantado en Sant Antoni, Horta y Poble Nou. Aunque en Horta se mantienen por ahora, los principales contaminantes han bajado en un 25%. Un 17% en Sant Antoni.

En este momento, el Consistorio proyecta que para 2030, toda la trama urbanística de la Exaimple, junto con parte de Sant Martí y Gracia, llegue a ser la denominada «Superilla de Barcelona», una gran superilla en la que una de cada tres calles apenas tendría presencia de coches.

Por lo corto periodo de tiempo que el proyecto lleva implantado, los efectos en la salud concreta de las personas aún no pueden observarse, pero sí los cambios en los ritmos de vida, en las posibilidades que presenta el espacio para ellas, así como en la calidad del aire. La ASPB concluye que estos cambios ayudarán considerablemente a prevenir trastornos crónicos de la salud como los relacionados con el sistema cardiovascular, el cáncer, la diabetes o la ansiedad y la depresión.

Igualmente, las relaciones sociales, mejorarán. Aunque no se trata de una enumeración de beneficios aislados: todo queda, indudable y directamentemente, relacionado.

Dependiendo del momento en que se encontraba el proyecto y de la intervención concreta que se estaba haciendo en cada zona, el estudio ha aplicado diferentes metodologías. Se han medido la calidad del aire, del ruido o de la actividad física, se han realizado encuestas, grupos de debate y guerrillas etnográficas.

En el estudio de la ASPB ha contado también con la colaboración de equipos de investigación de la Universidad de Vic, ISGLOBAL y de la Dirección de Servicios de Género y Políticas del Tiempo del Ayuntamiento de Barcelona.