×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Pappa Sven: comer en Sant Antoni como si estuvieras en Estocolmo

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

Pappa Sven: comer en Sant Antoni como si estuvieras en Estocolmo

En Villarroel, 22, existe desde hace unos años Pappa Sven, el restaurante que hace las delicias de los amantes de la comida nórdica.

Es difícil empezar a hablar de un restaurante cuya principal y única inspiración es la gastronomía sueca sin mencionar la referencia que el grueso de la población tenemos de este tipo de gastronomía. Hablamos, claro, de Ikea. Y hablamos, como primer contrapunto, de Pappa Sven.

Nos servimos de esta idea para establecer una comparación: la diferencia entre las albóndigas y el salmón de esta gran superficie y la comida de Pappa Sven es equivalente a la que existe entre la pizza del Domino’s y la de un restaurante en el Trastevere.

Nada que ver.

No me gustaría morirme, igual que el toro de las pipas, sin haber probado el estofado de reno con setas, frutos rojos y puré de patata. O dicho de otro modo: este plato debería estar en todas las listas de cosas que hacer en Barcelona, e incluso en cosas que hacer antes de morir.

Aunque suene estrafalario. Reno, sí. Y también salmón, bacalao, arenque, alce. 

La propietaria de Pappa Sven es Nina Olsson (su nombre no llama a equívocos: es sueca) y traslada o importa toda la tradición culinaria sueca a un rincón de San Antoni. Hasta el más mínimo detalle: a finales de agosto y durante septiembre se celebra la kräftskiva, una fiesta que los suecos dedican a la degustación de cangrejos.

Igualmente, si lo que buscas es mucho por poco, en Pappa Sven mantienen su ya clásico buffet libre: una joyita. De primero toda la pasta, ensaladas, patatas, ahumados y demás tipos de entrantes que puedas comer. Y tienes varias opciones de precio en función de tu apetito. Completo, 16€; buffet de primeros, 8’50€; el segundo, 8’50€; y el postre 3€.

El precio del buffet completo ha subido creo que dos euros, pero igualmente merece la pena. Y la merece porque Pappa Sven debería ser visita obligada en Barcelona.

Gastronomía