Siurana, un precioso pueblo fotogénico e inexpugnable sobre un acantilado

share on:
village30981
Siurana esta en la provincia de Tarragona y es espectacular.

La leyenda, como concepto, es casi igual que la hipérbole -quizás sin el casi-: un ejemplo narrativo y tal vez ficticio que sirve para dar cuenta de la realidad. Como la leyenda de Siurana. Dice la leyenda -siempre mentirosa, siempre vaporosa- que una princesa se suicidó durante la reconquista de este pueblo tarraconense.

La princesa era la bella (el adjetivo también lo impone la leyenda) Abdelazia. Abdelaiza hizo apología de lo que más tarde sería una transgresión de lo que cantaba María Isabel: antes muerta que sencilla, no. Antes muerta que conquistada.

Tras tres siglos de asedio y tras la necesidad de que los caballeros de cuatro condes se encaramaran al acantilado, Abdelaiza vio peligrar la legitimidad y el poder del califato que integraba. No queriendo formar parte del que lo sustituiría, Abdelaiza montó a su caballo y, contra el instinto de ambos, se tiró por el acantilado.

vista-panoramica-pueblo-de-siurana

¿Por qué empezar hablando de Abdelaiza para introducir Siurana? Porque la leyenda y sus detalles dan cuenta de la peculiaridad del enclave. Siurana, la otrora inexpugnable Siruana, reposa sobre un acantilado. Desde tiempos literalmente inmemoriales.

Sí, inmemoriales. Desde hace poco, se sabe que sus primeros habitantes tenían un taller de sílex en la zona. Se sabe, entonces, que sus primeros habitantes datan de la prehistoria. Dicho de otra forma, no hizo falta que alguien descubriera la escritura para saber que el enclave del pueblo -en términos de defensa- no tenía parangón en la zona.

Ahora que las estrategias de defensa sobre el terreno son inocuas en un terreno sin conflictos, la única utilidad de la zona es la de la belleza visual. (Si es que se puede hablar de la belleza visual como utilidad).

El tema -ahora la realidad nos sirve para dar cuenta de su importancia- es que Siurana fue candidata a ser Patrimonio Mundial de la Unesco. Lo de siempre: la necesidad de una valoración externa o para reforzar lo que ya sabemos. Lo que sabemos es que Siurana es espectacular.

En palabras de los motivos por los que se optaba al premio, Siurana es “un ejemplo eminente de asentamiento humano tradicional, de uso tradicional del territorio, representativo de una cultura y de la interacción humana con el entorno”.

Prueba de ello es el casco histórico con calles adoquinadas, las viviendas de piedra, el estilo romanico de la iglesia de Santa María, los restos del castillo árabe del siglo IX. O el hecho de que ofrezca una de las mejores vistas de toda Catalunya: el rio Priorat, la sierra de Montsant, los picos de Gritella y Gallicant. Y, entre todo ello, la otrora inexpugnable Siurana.

maxresdefault (1) (2)