×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

¿Por qué los catalanes decimos merci?

Lo más probable es que sea por la conjunción de estas dos teorías.

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

¿Por qué los catalanes decimos merci?

Seguro que te ha pasado: ha venido tu primo, tu tío o un amigo lejano a verte y te ha hecho la pregunta con retintín, como si le jodiese: «¿Por qué los catalanes decís mersi?»

Y ahí es cuando empieza la fiesta de argumentos (de la otra persona, claro): es que lo hacéis para haceros los guais, es que odiáis tanto a España que cogéis las palabras de Francia, es que sois unos hipsters afrancesados. Así te ha pasado que te has tenido que morder la lengua por no saber la explicación.

No pateixis. Para eso (y otras muchas cosas) estamos nosotros.

La red defiende dos teorías. La primera hace referencia a una deformación del lenguaje. Como bien sabrás, en catalán gracias se dice gràcies. Pero seguro que alguna vez has dicho o escuchado decir «Moltes mercés». 

De ahí se cree que el parecido fonético y la raíz latina han hecho el resto (mercés, por cierto y valga esto como dato intrascendente, significa pago o recompensa en latín).

Sin embargo, tampoco sería conveniente descartar la otra teoría que hablaría de lo que despectivamente se conoce como una gabachada: coger una palabra del francés y hacerla nuestra. Resulta irónico, en cualquier caso, que esta posibilidad reciba críticas por haber detrás un supuesto esnobismo o una teórica francofilia. Como si el lenguaje fuese puro y no estuviera infestado de injerencias extranjeras.

De todas formas y yendo al grano, lo más probable es que la razón sea una mezcla de ambos razonamientos. Mercès significa gracias, sí, pero la belleza fonética (si se permite la expresión) de merci es infinitamente -bueno- superior.

Qué Hacer