La Torre de les Aigües, una playa secreta en l’Eixample

share on:
Torre de les Aigües
Como suena: una playa en pleno Eixample

Con la magia que tiene Barcelona, no sé de qué puede extrañarse alguien al saber que, efectivamente, l’Eixample tiene una playa interior.

Está en el patio de una de las manzana entre el Carrer de Roger de Llúria y el Carrer del Bruc .Y es un espacio público. La “playa” está presidida por un torreón que da nombre a los jardines que le rodean, la Torre de les Aigües, una zona con agua que hace de piscina y una pequeña parte con arena para los niños.

Ahora que ha llegado el buen tiempo (o el malo, porque telita con esta ola de calor) y el bochorno es la tónica general,  es buen momento para descubrir este rinconcito secreto de Barcelona. Siempre que no lo conocieras, claro.

¿Cómo surgió este lugar?

En la segunda mitad del siglo XIX, la zona de l’Eixample tenía problemas de abastecimiento de agua: se estaba comenzando a urbanizar la zona y había que buscar soluciones para que todos los habitantes del barrio tuvieran acceso al agua.

Con ese propósito, entonces, Jaume Safont i Lluch (intendente honorario de provincia por aquel entonces) concedió este terreno a la Sociedad Ensanche y Mejora de Barcelona. Se decidió construir entonces una torre de 24 metros para asegurar el acceso al agua en todas las viviendas de la zona. Fue el arquitecto Josep Oriol Mestres el encargado de proyectar la particular torre.

El terreno fue embargado en 1987 por el Ayuntamiento de Barcelona debido a deudas para posteriormente expropiarlo y reconvertirlo en lo que es hoy en día: un terreno de uso y disfrute para los ciudadanos.

Está abierto de martes a domingo y hasta el 7 de septiembre, de 10:30 a 18:00, la entrada más cara cuesta 1,55€, el aforo máximo es de 200 personas y su uso es exclusivamente familiar.