¿Dónde comer calçots en la provincia de Barcelona?

share on:
calcots
Coge lápiz y papel para apuntar y ve poniéndote el babero: así te preparas para comer los calçots y para que empape con lo que vas a salivar leyendo este artículo.

Sólo en la provincia de Barcelona hay más de 500 casas de turismo rural agrupadas en masías y masoverías. Todas están situadas en zonas periféricas del medio rural o en poblaciones de menos de 1.000 habitantes. Además, la mayoría de ellas acostumbran a estar integradas en el medio: son edificaciones adaptadas a la orografía. 

De la tierra venimos y a la tierra vamos, que decía la Biblia, aún sin hacerlo deliberadamente, pero haciendo referencia al hecho de comer calçots. Porque los calçots se comen en las Masías y hasta Dios lo sabe.

No es menos cierto, además, que si desde aquí tuviéramos la posibilidad de alterar los calçots genéticamente para que se disfrutasen en verano, lo haríamos. De este modo podríamos comerlos a 25º, al aire libre y tan ricamente.

Pero como no tenemos los conocimientos suficientes sobre biología molecular, ponderamos que la mejor época para comerlos es sobre la bocina: en abril. Por eso es necesario este artículo, para tener una excusa de hacer una escapada en los próximos días para comer un buen menú en una masía a menos de media hora de tu casa en coche.

1. Masía Can Vilallonga

Aquí se respira el éter que se respiraba en el Siglo XIV. Can Vilallonga es una antigua masía de la Edad Media que formaba parte de las tierras del monasterio de Sant Cugat. No está masificada en exceso.

¿Dónde? Carrer Oceà Atlàntic, 80. Sant Cugat del Vallès.

vilallonga

2. Can Borrell

Can Borrell tiene la facultad de hacer creer al comensal que se ha desplazado 400 kilómetros cuando en realidad está a veinte minutos de su casa.  Hay más de quince menús para disfrutar de una buena calçotada en una auténtica Masía.

¿Dónde? No está en una localidad al uso, así que aquí tienes la dirección en Maps.

canborrell

3. Nou Can Martí

A las afueras de Barcelona, en el parque de Collserola, con un comedor sencillo y vistas espectaculares de toda la ciudad. La ubicación de Nou Can Martí permite su acceso a través del transporte público. Es uno de los sitios más interesantes desde el punto de vista económico: tiene un menú por 23€.

¿Dónde? Mejor por Google Maps.

noucanmarti

4. Can Cortès

Entre Barcelona y Sant Cugat del Vallés, Can Cortés es una de las Masías con mayor afluencia debido en parte al servicio de ocio que ofrece a los más pequeño: tiene unos animadores y un menú infantil que permiten disfrutar de la comida sin la necesidad de prestar atención a tus hijos.

¿Dónde? Avenida de Can Cortés, 36. Sant Cugat del Vallès.

can-cortes

5. Masía del Pla

Con menús adaptables a gustos y bolsillos (hay incluso uno vegetariano), en la Masía del Pla se sirven platos de calidad y abundantes. Es aconsejable no desayunar.

¿Dónde? Carretera de Valls, Km 19. El Pla de Santa Maria.

masiadelpla