Paella, pa’ él y pa’ ti: los 10 mejores arroces de Barcelona

share on:
2995736=s1280=h960
Por cercanía y por afinidad cultural con respecto a Valencia, deberíamos ser  (de hecho lo somos) la segunda comunidad autónoma que mejor paellas hace.

Ah, la paella, probablemente el plato más discutido de toda la gastronomía española. Discutido en su nombre (“eso no es paella, es arroz con cosas”) y discutido en sus ingredientes (“si lleva marisco no es paella”). 

La paella es -ya no probablemente, sino indudablemente- el plato que menos variaciones admite. El plato o el producto gastronómico que goza de más pureza. El plato preferido de los reaccionarios y puristas gastronómicos: si se hacía así en sus inicios, que se siga haciendo así ahora. 

El riesgo de añadir un ingrediente nuevo a una paella (aunque la mejore), el riesgo de cuestionar algo de su esencia es equivalente al riesgo sufrido por anabaptistas, luteranos o calvinistas durante la Edad Media. La paella es un dogma. La paella es arroz, pollo, conoejo, garrofón, pimentón, judías verdes, azafrán, tomate triturado, caracoles y alcachofas. Y todo lo que se salga de eso es sacrilegio.

Con lo cual (y habiendo mostrado nuestro desacuerdo hacia la pureza de la paella), pasamos a enumerarte las mejores arrocerías de Barcelona.

1. Quinto quinta

Este restaurante merece el primer puesto de la lista por dos sencillas razones: ubicación y producto. Quinto Quinta está en una de las azoteas más top de Barcelona (la de la antigua Plaza de Toros de Las Arenas) y puede presumir de tener una de las mejores paellas de nuestra ciudad.

Si estiramos el silogismo empezado al principio (el de que en Barcelona se hacen las segundas mejores paellas del mundo), podemos concluir que en el Quinto Quinta se hacen unas de las mejores paellas del mundo. Sí, son palabras mayores, pero para que puedas mostrar tu acuerdo (o tu desacuerdo, aunque esto es menos probable), te contamos que hay una pedazo de oferta en el siguiente link.

Paella y botella de vino para dos por 39’9€

Dónde: Gran Via de les Corts Catalanes, 373-375.

QuintoQuinta8

2. 7 Portes

Llevar a comer a alguien al 7 portes es sinónimo de éxito asegurado. Es uno de los restaurantes más emblemáticos de Barcelona y está especializado en comida tradicional catalana. No sólo es excelente su paella Parellada (con rape, calamares, butifarra, conejo y mejillones), sino también sus entrantes.

Dónde: Paseo Isabel II, 14.

7-portes

3. Can Solé

Con 115 años de historia y experiencia a sus espadas, la tradición se aprecia en cada uno de sus platos. El escritor Vázquez Montalbán lo catapultó a la fama al decir que preparan “el mejor arroz del Mediterráneo”. Tienen arroz en todas sus formas y colores, pero el arroz caldoso es uno de los más elogiados.

Dónde: San Carles, 4.

can+sole

4. La Mar Salada

Su ubicación es ideal, ya que está cerca del puerto pero lo suficientemente lejos como para no estar significativamente ahíto de turistas. Tras su apariencia de bar turístico, hay un cuidado exceso la presentación de sus platos y un mimo también elogiable en la preparación de sus platos. El arroz negro de La Mar Salada puede dejar sin palabras a un político y devolverle el habla a un mudo. Experiencia inefable.

Dónde: Pso. Joan Borbó, 59.

arroz

5. Cheriff

Al restaurante Cheriff le vendría muy bien acoplada una frase de estas que dicen algo así como: “Un restaurante como los que ya no hay o como los que ya no quedan”. Una frase que ensalza la sobriedad, la elegancia, el componente castizo y el carácter reaccionario de su gastronomía y de su decoración. Y que lo hace sin incurrir en una falta. Entre otras cosas, porque no le haría justicia. Clásico entre los clásicos, el Cheriff.
Dónde: Carrer de Ginebra, 15-17

Restaurante-Cheriff-Barcelona

6. Casa Agustí

A pesar de lo que reza el epíteto impuesto en Google (Restaurante de cocina catalana), en Casa Agustí también se valen de la gastronomía de los vecinos del sur. El local y su carta rezuma tradición  y eso se nota en sus recetas, que parecen sacadas de la cocina de la yaya. El trato es muy cercano y te hacen sentir como en casa.

Dónde: Carrer de Bergara, 5

ticr_890_370

7. Barraca

Bueno, como la lista nos estaba quedando un poco viejuna, ahí va: es unos de los más jóvenes en la lista, pero entra pisando fuerte. Su decoración es actual y sencilla. Cosa que no entra en contraste con sus platos, que se pasa la tradición valenciana -en algunos platos- por el forro. Prueba de ello es su arroz con alcachofas, sepia y salchichas.
Dónde: Paseo. Marítimo, 1.
IMG_4652-1370x678

8. Restaurante Elche

Al ladito de la Sala Apolo, el Restaurante Elche es un restaurante sencillo, sin aspiraciones de llegar a ganar una Estrella Michelin, en el que se come francamente bien y a un buen precio. Han pasado cincuenta años desde que sus fundadores, ilicitanos (cómo no), levantaron la persiana de este clásico de los domingos. La verdadera misa dominical para los ateos, paganos y materialistas que saben que en la veneración de un grano de arroz está la calve de la vida.

Dónde: Carrer Vila y Vilà, 71
elche_arroz_bacalao

9. Mediamanga

No negamos méritos y diremos que este restaurante lo conocimos gracias a la revista gastronómica Plateselector. Mediamanga se basa en la reinvención de los anquilosados (o no) conceptos gastronómicos del pasado. Uno de los que reelaboran, reinventan, rehacen (el prefijo re- y cualquier verbo de acción que se le quiera añadir) es el arroz de gamba roja. En fin, mejor venir a probarlo.

Dónde: Carrer d’Aribau, 13.

IMG_1245

10. La Pubilla

Gracias a Dios que el artículo llega a su fin (si no he lamido la pantalla es porque hay gente delante). La Pubilla, al lado del Mercat de la Llibertat de Gràcia, es un clásico como la copa de una secuoya. La Pubilla es famoso en el barrio por los ya clásicos arroces de los jueves. Imperdible. Ah, según The Guardian es uno de los diez mejores bistrós de Barcelona

Dónde: Plaça de la Llibertat, 23.

la-pubilla