×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Sin gluten sí hay paraíso: restaurantes para celíacos en Barcelona

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

Sin gluten sí hay paraíso: restaurantes para celíacos en Barcelona

Hay restaurantes para celíacos en Barcelona en los que la comida es de tal calidad que hay más personas con tolerancia al gluten que sin ella.

Si estás convencida de que podrías ser millonaria si metieras un euro en una hucha cada vez que alguien hace el chiste (“No puedo comer eso porque soy celiaca”, “pues yo soy Antoniaco”), este artículo te interesa.

Y te interesa porque con él pretendemos combatir dos prejuicios. Uno, que no sólo de Mercadona vive el celiaco. Dos, que no es cierto que la comida sin gluten sea o sepa peor. Y con este último, también aspiramos a conseguir que ese amigo que dice que “ahí no va ni de coña” se lo piense dos veces.

Además de que la existencia del artículo tiene sentido en tanto en cuanto (tal y como comentamos en este artículo) Barcelona aspira a convertirse en una ciudad libre de gluten y nosotros queremos colaborar en esta reducción del consumo de trigo.

Si la semana pasada hablábamos de restaurantes vegetarianos en Barcelona, hoy es el turno de los restaurantes para celíacos. Para que no sufras -literalmente, para que no sufras- aquí va la lista.

1. Granja M Viader

No es que la decoración evoque precisamente a una granja, no vas a encontrar vaquitas ni gallinas, tampoco huele a heces ni recuerda al campo. Quizá sea por eso que es el lugar perfecto para merendar. Sus especialidades son el chocolate caliente en taza y los cruasanes para los más golosos y los embutidos para los más “salaos”.

Dónde: Carrer Xuclà, 4-6

sin gluten 2

2. En Ville Restaurante

Está considerado uno de los restaurantes más bonitos de Barcelona y lo cierto es que si quieres impresionar a una cita, es el sitio indicado (y no hace falta ahorrar mucho para pagar la cuenta): la ambientación recuerda a los “bistros” parisinos. El postre de chocolate con maracuyá es un must.

Dónde: Carrer del Dr. Dou, 14

sin gluten 3

3. Meraviglioso

Probablemente el gran drama de quien se hace las pruebas de la celiaquía y el resultado le sale positivo es despedirse de la pasta (la pasta, al menos, tal y como la había concebido hasta entonces). Bien, Meraviglioso es la metadona perfecta para ese síndrome de abstinencia. 

 

Dónde:  Carrer de València, 28

sin gluten 6

4. Creps Barcelona

Si la pasta es el primer alimento en el piensa un celíaco cuando sabe que lo es, los creps podrían ser -dependiendo de la golosidad de cada uno- el segundo. De ambientación bretona, en Creps Barcelona hacen la masa a mano con harina biológica integral, por lo que sus productos tienen uno de los sabores más sanos y naturales de la ciudad. Es el sitio adecuado para los que se quieren saltar la operación bikini sin sentirse muy culpables.

Dónde: Carrer Enric Granados, 38

sin gluten 1

 

5. Messié sin gluten

El precio de todas las pizzas ronda los 10 euros y a eso hay que añadir -o hay que poner por delante- que están buenísimas. En este local de Gràcia todo el menú lo puedes encontrar sin gluten y la comida está a la altura. ¡Ah! Y las cervezas. ¡Cuántas cervezas para elegir!

Dónde: Carrer del Torrent de l’Olla, 65

maxresdefault (4)

6. Il piccolo focone

Hay una pizza de ocho quesos. ¡Ocho quesos! Y hasta aquí valdría la review: ocho quesos sobre un solo plato es un argumento de peso suficiente para ir.  Al igual que el Messié Sin Gluten, todo su menú es apto para celíacos.

Dónde: Carrer del Dos de Maig, 268

pizza_ilpiccolofocone

7. Nectari

En cierto modo, cocinar sin gluten, es como sumar un grado de dificultad a la cocina. Como una prueba de Masterchef permanente. De Masterchef -mejor que, realmente- son los platos de Nectari. Nectari y su chef Jordi Esteve tienen una estrella Michelin. La carta es de cocina mediterránea vista desde un prima asiático. El 95% de los platos no llevan gluten.

Dónde: Carrer València, 28.

Fuente: El surco del tiempo
Fuente: El surco del tiempo
8. Conesa

Cuando uno empieza a hacer el recuento de aquello que no puede consumir un celíaco, lo primero (decíamos) en lo que piensa es la pasta. Luego viene la cerveza. Después, la bollería. Y en algún momento -quizás previo-, el pan. El pan. De ahí que valoremos -no, veneremos- Conesa. Conesa es una institución en lo que a venta de bocadillos se refiere. Bocatas fríos y calientes hechos con maíz, huevo y plancha propia para evitar la contaminación. El paraíso.

Dónde: Carrer de la Llibreteria, 1.

IMG_2454

Gastronomía