×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Naturaleza & Bienestar

Las mejores playas de la provincia de Barcelona

Porque la playa apetece todos los días del año.

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

Las mejores playas de la provincia de Barcelona

Sin alargarnos más, te dejamos aquí las mejores playas de la provincia de Barcelona.

1. Esta es una de las mejores playas de Cataluña y se puede llegar en transporte público.

No lo decimos nosotros: parte de esta playa ha sido declarada (este mismo año, además) patrimonio protegido: Bien Cultural de Interés Local. De hecho, ahora el interés de El Garraf es elevar esta consideración al grado de Nacional, al de Bien Cultural de Interés Nacional.

Y es que las playas del Garraf son atractivas por su cercanía y facilidad de acceso, sí, pero también por su belleza visual. Una hilera de cabañas de pescadores se yergue a escasos metros del litoral. Cabañas que antes cumplieron una función puramente utilitaria (eran barracas en las que los pescadores guardaban sus redes, cañas y demás parafernalia). Casetas a pie de marea, casetas de colores.

2. Una playa desértica, gigante y secreta a escasos minutos de Barcelona

La playa del Remolar se caracteriza -además de por parecerse más al Sahara que a la Barceloneta- por tener un ajetreado tráfico aéreo. Dada su cercanía al Prat, puede darse el caso de que estés leyendo a Flaubert y que la lectura quede momentáneamente interrumpida por un Boeing 737. Por un Boeing 737 o por cualquiera de los pájaros que forman este denso ecosistema de aves: al lado está el espacio natural Remolar Filipines.

Glorificaciones y descripciones a un lado, cabe decir que si decides ir en autobús tardarás lo mismo que en llegar a Zaragoza en AVE. Una hora y media viendo la periferia barcelonesa. Se accede (si decides hacerlo en coche) por una carretera de sentido único que te hace sentir como si estuvieras en un safari: el camino es casi selvático.

3. Esta es una de las mejores playas del Maresme

Y aunque casi podría ser concebido como una playa única -como una megaplaya de casi cincuenta kilómetros-, no es así: el Maresme (y cada localidad que lo integra, realmente) tiene subdivisiones.

Una de estas subdivisiones no pertenece –en términos de cercanía urbana inmediatísima- a ningún pueblo. Hablamos de la Playa de les Roques Blanques, una playa de la que se puede decir que no es de nadie. Esta playa semisecreta (tampoco vamos a ir de que hemos descubierto la pólvora) está entre la Playa del Pla y la Playa de la Murtra, entre Canet y Sant Pol de Mar.

4. Una cala nudista, escondida entre acantilados y al lado de Barcelona

Secreta, lo que es secreta, no lo es. La Cala Morisca le sonará a cualquier barcelonés que tenga como afición visitar playas no urbanas. Y es que es casi imposible descubrir algo nuevo en el litoral barcelonés: por suerte o por desgracia no vivimos en el setenta y pico. El boca a oreja que constituye internet y la facilidad de acceso a medios de transporte contribuye a que sea imposible encontrar una playa virgen en la provincia de Barcelona.

La Cala Morisca no está excesivamente masificada. Lo cual se agradece siendo que es nudista: no es especialmente agradable plantar la toalla y estar en continuo roce o extrema cercanía con los miembros (o lo que sea) de otra gente. Aunque ahí ya cada uno con sus gustos.

5. Es como una playa de Santo Domingo, pero está a una hora de Barcelona

Una playa de arena fina, con tramos de agua poco profundos, orillas despejadas y no inclinadas, con buenos y accesibles chiringuitos y, relativamente, poco ahíta. Claro: relativamente. Reto al lector de estas líneas a encontrar una playa urbana con un ratio de ocupación inferior a persona por cinco metros cuadrados (por ejemplo).

El caso es que la de Ribes Roges no es una playa excesivamente masificada.

Y no lo es porque es más larga que un día sin pan. En total un kilómetro de playa llana y ancha, como cualquiera de las Castillas. En total, también, 135.000 metros cuadrados de arena.