×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Los mejores mercados gastronómicos (y no solo gastronómicos) de Barcelona

Comer de carta está pasado de moda, ha llegado el momento de los food markets (o mercados gastronómicos).

Paula Fernández Paula Fernández

Los mejores mercados gastronómicos (y no solo gastronómicos) de Barcelona

Ya no nos conformamos con elegir a ciegas entre las opciones que se nos ofrece, ahora queremos ver y oler lo que vamos a pedir.

Los mercats se han convertido en el punto de encuentro de los aficionados a la comida gourmet. Eso significa que la mayoría de cosas que sirven van seguidas del adjetivo “esnob”: salchipapas esnob, zumos de frutas esnob, huevos rotos esnob… Y ese concepto se traslada a los precios, pero tampoco es un placer del que solo la alta burguesía pueda disfrutar. Si un día apetece darse un homenaje sin tener que quedarte sin vacaciones de verano por ello, estos son los mercats que tienes que visitar:

1. Sant Josep de la Boquería

Es parada casi obligatoria si estás paseando por las Ramblas, así que con total seguridad la encontrarás abarrotada de turistas. La marea de gente que se congrega en torno a sus puestos es bastante agobiante y enfada un poco que la oferta se centre cada vez más en el público extranjero que en el autóctono. Hay puestos de especias, quesos frescos y paellas que valen la pena pero si realmente quieres disfrutarlos será mejor que madrugues.

La Rambla, 91

2. Mercat Santa Caterina

En la Boquería no hay barceloneses porque están todos aquí –aunque de un tiempo a esta parte, los turistas lo han colonizado– ya que tiene la misma estética y oferta pero hay menos aglomeraciones. Un consejo, antes de entrar paraos a observar el original tejado de este espacio: colorido y modernista, como la propia ciudad. Si te gusta el pescado en todas sus formas y variedades, este es el sitio.

Avinguda de Francesc Cambó, 16

3. Mercat de Sant Antoni

Recién reinaugurado, la cara que muestra el Mercat de Sant Antoni no puede ser más atractiva. Además de puestos de comida, de encants y de alimentación fresca, los domingos de 08.00 a 15:00 se celebra un mercado de libros usados, muebles y otros artículos coleccionables. Aunque no compres nada vale la pena visitarlo porque tanto en interior como la fachada son para sacar la cámara de fotos.

Carrer del Comte d’Urgell, 1

4. Mercat de les Corts

No es de los más conocidos pero eso no es sinónimo de que los productos sean malos. Que esté fuera de los circuitos turísticos tiene sus ventajas, como que no te tienes que pegar para conseguir pedir un triste platillo.

Travessera de les Corts, 215

5. Mercat de l’Abaceria

Otro mercado que se aleja de los circuitos turísticos más convencionales. Y se aleja tanto en distancia –no está en la zona principal de merodeo turístico– como en oferta: no es un sitio, como la Boquería, al que ir a comer bichos, entre otras excentricidades. Un buen desayuno en el Bar Cal Mingo y Loli es un ejemplo de ello.

 Passeig de Sant Joan, 168 (provisionalmente)

6. Mercat de Lesseps

El concepto de barrio entendido en la más pura de sus acepciones, se ve completamente reflejado en este mercado. Siendo, quizás, menos conocido en Gràcia por culpa -entiéndase que no hay culpabilización ofensiva- del Mercat de l’Abaceria, el Mercat de Lesseps es una oda al producto fresco, de calidad y de cercanía y no tanto a la gourmetización por esnobismo.

Carrer de Verdi, 200-210

7. Mercat de la Sagrada Familia

A apenas dos manzanas del monumento que le da nombre, el Mercat de la Sagrada Familia, pese a su privilegiada ubicación no está excesivamente lleno de turistas. Un poco por las mismas razones que los anteriores: su público es principalmente el del barrio. Es por eso que la mayoría de paradas son puestos de alimentos frescos. 

Carrer de Padilla, 255

8. Mercat de la Llibertat

Este clásico de la arquitectura modernista catalana nace donde los campesiones se reunían, llegados de las montañas, a vender sus productos. Ademas su los clásicos puestos de todo tipo puedes visitar la barra de Joan Noi, un puesto de pescado donde te cocinan al momento desde raciones de gambas hasta arroces.

Plaça de la Llibertat, 27

 

Gastronomía