×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Qué Hacer

18 sitios secretos de Barcelona que no están en las guías turísticas

¿Quién quiere una guía impresa cuando nosotros actualizamos nuestros planes a diario?

Barcelona Secreta Barcelona Secreta

18 sitios secretos de Barcelona que no están en las guías turísticas

Barcelona es una ciudad abierta al turismo, a veces quizá demasiado. Pero cualquiera que conozca la ciudad sabe que los turistas ocupan unas zonas concretas, las saturadas por visitantes que consultan qué hacer y dónde ir en las mismas guías de siempre. Pero Barcelona es mucho más que eso, por eso te proponemos esta lista de alternativas a las visitas protocolarias y aburridas.

1. Las mejores calas

Si eres de los que se enamora del agua de la Barceloneta cuando está clara, no te imaginas lo que te queda por descubrir. En este enlace puedes encontrar algunas de nuestras calas favoritas más cercanas, aunque la lista se queda corta.

2. Jardins de la Tamarita

AZ8Q9842Para hablar de este oasis moderno bastaría con hacer referencia al lugar común, la obviedad de: “es para todos los públicos”. Está súper manido, pero no deja de ser cierto. Hombre, quien tenga la intención de hacer botellón o peting, casi mejor que lo haga en su casa. A lo que vamos es a que para un paseo, cualquier tipo de compañía -amorosa, amistosa, familiar- es la apropiada. Siendo que, además, hay mesas de pingpong y área de juegos infantiles.

3. El Castillo de Castellcir

1200px-Castellpopa2 (1)

Si nos ponemos a hacer ficción, otra forma de acercarnos al Castillo de Castellcir sería diciendo que, si estuviera en California, John Ford lo habría sacado en seis de sus películas y ahora sería conocido hasta en Kuala Lumpur. Y no sólo eso, sino que estaría restauradísimo.

Pero como no ha impactado en la cultura popular como se merece (y a pesar de ser un Bien de Interés Cultural desde 1888), el estado en el que se encuentra es, como poco, precario. El castillo está en ruinas. Está en un estado de degradación avanzado. Cualquier día se vence la piedra sobre la que está levantado y ya será tarde para arrepentirse.

Quien lo visita con frecuencia lo sabe. Y es que la visita al Castillo de la popa es una de las rutas estrella de senderismo leve en la provincia de Barcelona. Leve, decimos, porque son como 4 kilómetros y se sale del pueblo de Castellcir.

4. Plaça de Sant Felip Neri

felipneri2

Seguro que te has fijado en los agujeros de la fachada de la iglesia que da nombre a la plaza; seguro, también, que te has preguntado por qué las paredes no han sido restauradas. Unas marcas que figuran en la fachada como heridas o como cicatrices de un tiempo oscuro.

Oscuro tanto para Barcelona como para España, en general: para conocer el origen de los agujeros hay que retrotraerse a 1938, a los últimos compases de la Guerra Civil.

Los agujeros, más concretamente, se deben a un bombardeo provocado por el bando franquista durante la contienda, en plena toma de Barcelona. El luctuoso acontecimiento tuvo lugar el 30 de enero de 1938 y provocó la muerte de cuarenta y dos personas.

5. Refugios antiaéreos

Refugi antiaeri del Parc Dalmau 3

Uno de los más conocidos es el de la Plaça del Diamant. Tal es el nivel de detalle y de conservación de este refugio que se pueden ver las marcas que dejaron en las paredes las velas con las que se iluminaban las personas que en él se cobijaban.

A muchos de estos búnkers se podía acceder desde túneles que estaban en medio de la calle. No obstante, también había unos pocos privilegiados que tenían la posibilidad de acceder desde el mismo bloque de pisos. Uno de los casos más llamativos es el de La Pedrera: tenía conexión directa con un refugio antiaéreo.

6. Carrer Petritxol

eggboxyq306718.jpg.[pr]

Es una de las calles más emblemáticas de Barcelona: reconocida por autóctonos y buscada por turistas. Y lo es, entre otras cosas, porque huele a chocolate.

Calle estrecha como el surco por el que corre el agua de un arroyo; calle de trazado sinuoso como una mamba negra; calle en la que, con extender los brazos, casi puedes tocar las paredes de un lado y de otro; calle que reúne la esencia de un barrio: el gótico. Calle mítica por su historia, con un origen etimológico incierto, precursora de movimientos y querida por, como se dice popularmente, propios y extraños.

7. La otra y secreta Sagrada Familia

Montferri-1310_P_1020545

Habida cuenta de que no es posible viajar al futuro y habida cuenta también de que las reconstrucciones virtuales no satisfacen las inquietudes culturales de los más impacientes, te diremos que existe otra Sagrada Familia. No, no una Sagrada Familia a escala 1:40 -que seguro que también-. Ni tampoco un templo de estética similar y mismas dimensiones en otro continente. No, existe otra Sagrada Familia a escasos minutos de coche de Barcelona.

Huelga decir que aparte de ser conocida por su aka (also known as), tiene nombre: es el Santuari de la mare de Deu de Montserrat. Y está en Monferri, en Tarragona. Lejos de todo núcleo urbano.

8. El beso de la muerte

El beso de la muerte es la petrificación de la tristeza. De lo fúnebre. Es la historia de unas garras que se clavan en la carne joven desde hace casi un siglo. Un esqueleto alado que le da un beso en la frente a un hombre joven y guapo y si no fallecido, desfallecido.

Lo verdaderamente aterrador de El beso de la muerte no es la muerte en sí. Facilita las cosas, qué duda cabe. Pero lo aterrador es la dulzura. La posibilidad de que la muerte no sea traumática. La posibilidad de que la muerte no sea lo que es. Y de que no lo sea cuando le llega a una persona tan joven como lo es la retratada en la escultura. De que la muerte sea un socio, una figura arrepentida que se acerca piano piano, sin querer, de a poco, pidiendo perdón. Como un buen jefe al que desde arriba le obligan a despedir a un asalariado que trabaja bien.

9. El claustro de la parroquia de Santa Anna

La parroquia, que abre de 9 a 13 y de 18:30 a 20, es eso: una parroquia, pero el gran interés (o el punto en el que se focaliza todo mi interés) es el claustro. Un claustro que, como dice la cara de mi actor, es de inspiración gótica. No es que desmerezca el interior de la iglesia. A saber, según este artículo de el Nacional, aquí dentro se custodian obras de Pere Pruna, discípulo de Picasso. No desmerezco nada, digo, pero es que el claustro es, en palabras millennials (que es lo que soy), otro rollo.

10. El Moog

El Moog nació a mediados de los 90: es decir, ya tiene 20 y tantos años, más edad que muchas de las personas que lo frecuentan. Quienes, por cierto, constituyen un mosaico, una amalgama, una variedad que, como poco, es digna de ser comentada. Tan pronto te cruzas con un joven etilizado (y quién sabe qué más) de Liverpool que está ahí por recomendación de su padre como al propio padre de este chaval. Con gente que ha llegado por error, o porque ha ido a tiro fijo, o que está porque es lo único abierto un martes.

Nunca estará entre las listas de discoteca de visita obligada, difícilmente oigas alguna vez a un familiar recomendártelo, es complicado que si no te gusta la electrónica te diviertas. Pero, aun así, hay que ir. Hay que plantar un árbol, escribir un libro, tener un hijo e ir al Moog.

11. El bosque con motivos eróticos

Xicu Cabanyes, autor del bosque, creció en el campo y todo apuntaba a que en el campo iba a seguir viviendo. Pero mostró una destreza con el cuchillo y con la madera que estaba fuera de toda duda. Entró en una fábrica de muebles y a partir de ahí el resto es historia. Empezó a jugar con elementos y a distinguirse de sus coetáneos haciendo obras sin parangón: Cabanyes ya provocaba con sus esculturas eróticas durante el franquismo.

12. Restaurantes que probar al menos una vez en la vida

restaurantes japoneses en barcelona

Las 100 películas que hay que ver antes de morir, los otros tantos discos y canciones que no puedes pasar por alto; las 75 cosas que tienes que hacer en Barcelona antes de morir o las 50 cosas que puedes hacer gratis. Sí, sí, todo muy bien. Pero, ¿nadie va a hablar de lo que nos mantiene con vida? La comida y la bebida tienen 50 templos en Barcelona que hay que visitar al menos una vez en la vida.

13. Lo mejor de Les Corts según In&Out

Te llevamos a descubrir Les Corts, uno de los barrios residenciales de Barcelona al que no le falta chispa, ni perlas por descubrir. Por eso hemos dividido todos nuestros lugares favoritos en “Eat & Drink” para tips sobre comida y “To Do” para planes que puedes hacer en ese barri.

14. Escapadas a menos de dos horas de BCN

Barcelona te permite desconectar, pero a veces no hay nada como coger coche y mochila, pillar carretera y plantarse en el campo a respirar el aire fresco. O en la playa. Y si hablamos de un lugar con encanto, la experiencia mejora exponencialmente. Aquí tienes 10 alternativas de escapadas cerca de Barcelona. 

15. Los patios más bonitos de la ciudad

La verdad es que desconectar en una gran ciudad es cada vez más difícil. No vamos a ser nosotros quienes lo neguemos, aunque siempre hay opciones para ello, y más en esta época del año. Pero tampoco hace falta coger el coche e irse al quinto pino para poder escapar del caos urbano. Se puede hacer incluso dentro de la propia Barcelona, por ejemplo con estos patios increíbles.

16. Lo mejor de La Barceloneta

La Barceloneta es uno de esos barrios laboratorio, uno de esos sitios en la ciudad donde acaban confluyendo gente de aquí y de allí, de diferentes estratos sociales, con diversas formas de entender la vida, y eso a veces crea mezcolanzas maravillosas. O quizá La Barceloneta ya era maravillosa antes de todo esto. Guiris y locales, migrantes y abuelos de toda la vida, bares castizos y locales de cerveza artesana. Todo tiene cabida en este barrio. Y por suerte, al menos de momento, ninguna parte fagocita a la otra.

He aquí nuestro pequeño homenaje a este increíble barrio. Ahí van nuestros favoritos de La Barceloneta.

17. Lugares abandonados para pasarlo de miedo

lugares abandonados de Barcelona

Mal rollo, congoja, vello erizado y una constante sensación de inseguridad. Eso es lo que suelen inspirar los lugares abandonados. Los sentimientos se intensifican, más todavía, si antes fueron edificios con mucha vida o estructuras colosales. Es normal que no sean pocos quienes intenten y quieran evitarlos. Pero si, igual que nosotros, no eres de esos, quizás te guste saber que en Barcelona también tenemos nuestros tesoritos en ruinas para visitar.

18. El columpio con vistas a todo Barcelona

Lo habrás visto decenas de veces en Instagram. El columpio más fotografiado de la ciudad y una de las mejores vistas de Barcelona, pero ¿sabías dónde está? ¡Te contamos cómo llegar paso a paso!